La moda es una de las industrias más contaminantes del mundo.

Esto lo provoca especialmente la llamada “moda rápida”, el fenómeno de producción y consumo masivo que tanto ha aumentado en los últimos tiempos.

El poliéster tarda más de 200 años en descomponerse, según los expertos.

El rayón, viscosa o lyocell (tencel), tejidos hechos a partir de la celulosa, provocan anualmente la tala de 70 millones de árboles.

El algodón es el cultivo que más plaguicidas y agua consume.

Por todo esto hemos creado nuestra propia línea usando poliéster reciclado del mar, y promovemos la moda sostenible o “slow fashion”, para así consumir ropa que sea respetuosa con el medioambiente, con los trabajadores que la fabrican y con la salud humana, potenciando el uso de materiales sostenibles, la reutilización y reciclaje, y apoyando la producción local.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *